martes, 28 de enero de 2014

No confundir VIRUS con BACTERIA

Tanto los virus y las bacterias son capaces de matar y devastar nuestra salud. Existen algunas diferencias ligeras, y otras más importantes, entre los virus y las bacterias. Hablando en términos biológicos, los virus y las bacterias son organismos microscópicos que habitan dentro de los cuerpos. Se diferencian en función del tamaño y en función del método de reproducción.

Las bacterias son organismos vivos que tienen una sola célula, y que para reproducirse utilizan, al igual que otras células, su código de ADN y ARN. Los virus, son partículas, de una sola célula, pero que no se les puede considerar como seres vivos, y que no pueden reproducirse por sí mismos, necesitan de otra célula a la que inocular su propio ADN para que sea esta célula nueva, ya infectada, quien reproduzca el virus.

Las bacterias por tanto se consideran unidades independientes que se reproducen solas y por o tanto disponen de facilidad para sobrevivir en todo tipo de ambientes.

El virus, pese a no estar vivo, puede permanecer latente durante miles de años en espera de encontrar un huésped válido para sembrar su semilla de ADN y poder reproducirse. El virus por lo general penetra dentro de una célula e impone su código genético.

La mayoría de las bacterias no solo son inocuas al ser humano, sino que incluso son beneficiosas ya que descomponen la materia orgánica y destruyen los parásitos dañinos. Los virus, a diferencia de las bacterias, son todos peligrosos y dañinos. Los antibióticos acaban con las bacterias pero los virus resisten con mayor facilidad. Muchos virus como el de la gripe, la única solución es esperar que pase. Aunque existen vacunas que son los propios virus debilitados, que permiten a la sangre crear anticuerpos, para así, de esta manera, cuando llega el virus fuerte, ser combatido, pero como se deduce, al utilizar un huésped válido para sembrar su semilla de ADN, siempre será un virus diferente al que la vacuna trata de combatir.

Cuando una persona padece de una gripe, el cuerpo se hace inmune a ese tipo de virus o virus similares, pero no a los que provengan de otra persona, por tal razón es que aún se sigue combatiendo la gripe pero no desde sus causas sino tratando su sintomatología. Por lo general la mayoría de la gente cuando tiene una gripe se automedica con antibióticos y estos son totalmente ineficaces contra los virus y lo único que hacen es debilitar el sistema inmune matando bacterias que son necesarias porque el antibiótico las destruyen.

Un virus es un organismo que no contiene células (acelular) cuyo genoma consta de ácido nucleico y que logra reproducir en el interior de células anfitrionas. Cuando se introducen como huéspedes en una célula, emplean su maquinaria metabólica y sus ribosomas para formar una mezcla de componentes que ensamblan en unas partículas llamadas viriones. Los viriones sirven para proteger el genoma y transferirlo a otras células. Los virus son diferentes a otros agentes infecciosos como los viroides, los plásmidos y los priones. Otras características de los virus incluyen: no respiran, no se mueven y no crecen. Sin embargo, definitivamente logran reproducirse y pueden adaptarse a nuevos huéspedes.

Llamamos bacteria a cualquiera de los microorganismos procariotas de una sola célula (unicelular) de la clase Schizomycetes. Estas varían en función de su forma y estructura (morfología), de sus requerimientos nutricionales y de oxígeno, y de su capacidad para moverse (movilidad). Pueden vivir por sus propios medios de forma independiente de forma saprofítica (obtienen su alimento absorbiendo material orgánico disuelto), o ser capaces de causar enfermedades (patogénicas) a plantas o animales. Pero las bacterias también son esenciales para la salud de los humanos. Las bacterias del intestino, por ejemplo, son vitales para el proceso de la digestión.
Publicar un comentario