martes, 4 de febrero de 2014

Por Qué Los Hombres No Escuchan A Las Mujeres (Y Lo Que Debes Hacer Para Remediarlo)

¿Te sientes frustrada porque sientes que los hombres son como una piedra para escuchar? La explicación la tiene una investigación reseñada en el Journal of Neuroimage que identifica la diferencia entre los cerebros masculino y femenino a la hora de procesar la voz humana.

El estudio demostró que cuando un hombre escucha la voz de una mujer, se activa en parte el área del cerebro que procesa la música (a diferencia de escuchar a otro hombre, en el cual se activa sólo el centro de procesamiento verbal).

Esta distinción podría significar que la voz femenina es "música para sus oídos", pero las consecuencias son un poco menos románticas: les cuesta más procesar voces de tonos agudos que las de tonos graves.
No es para justificarlos… pero al menos te damos 5 tips para saltarte ese obstáculo neurológico y poder comunicarte mejor con ellos:

5. Háblale de lado

Las mujeres siempre preferirán hablar totalmente de frente una a la otra, pero en lenguaje corporal masculino esto se siente como una "agresión" o confrontación directa. ¿No te has fijado que cuando ellos hablan, casi siempre se ubican entre sí con un ángulo de 45 grados? Si ellos no se colocan totalmente de frente, no lo hagas tú. Así "bajarán la guardia", y estarán más dispuestos a escucharte.

4. Habla en primera persona del plural

Siempre que puedas hablar usando "Nosotros" y "Nuestros", hazlo. El distribuir el objeto de la conversación entre ambos (por ejemplo, no decir "Tienes que resolver esto", sino "Tenemos que resolver esto"), aún cuando se un problema, por ejemplo, de su trabajo (y tú no puedas hacer mucho al respecto). Un hombre generalmente busca las soluciones a los conflictos él solo (El condicionamiento social asume que pueden resolver cualquier cosa en cualquier momento), por lo que hablar de "nosotros" disminuirá su normal estrés.

3. Usa los mensajes de texto

Aunque pudiese parecer en contra del sentido común, un mensaje de texto incluye la misma información que podrías dar a viva voz, pero de una manera más concreta, sin el inconveniente del tono de voz, y lo más importante: dejando un registro por si olvida lo que le dijiste. Sólo asegúrate de no abusar de los emoticonos. Pero lo que ellos realmente van a agradecerte es…

2. Sé directa

No hay nada mejor para sacar de quicio a un hombre, que los rodeos que tomas para decirle lo que quieres. Pueden pasar años hasta que entienda que cuando dices “Es un bonito día para comer helado“, lo que realmente quieres decir es "Quiero un helado. AHORA".  La programación del cerebro masculino es -mal llamada- "básica", pero lo que en realidad la caracteriza es que está diseñada hacia los objetivos, a diferencia del cerebro femenino que está orientado hacia los procesos. Para un hombre, llegar a C significa conseguir A y luego B. ¡Listo! Para una mujer , A puede llevar a A1 o B2… incluso a F4… antes de llegar a C. Esa forma de procesar la información, literalmente los saca de quicio.

1. Sé clara en lo que quieres de la conversación

La frase que genera más hormonas del estrés en los hombres es, sin duda alguna, "Tenemos que hablar". No por el hecho de hablar en sí, lo cual se les da muy bien; el problema es que para ellos la conversación también debe tener un objetivo claro. Y para la mente femenina basada en procesos, la conversación misma es el objetivo. Por supuesto, en algún momento el hombre dice, en tono "un poco" desesperado, "¿A dónde quieres llegar?", a lo que tú responderás con un frustrante "¿Ves? ¡Es que tú no me escuchas!", respondido por una expresión vacía de su parte, pues ahora no entiende qué estuvo haciendo los últimos 45 minutos.

En toda conversación con un hombre, asegúrate de tener un objetivo claro: Imagínate que es una reunión de negocios, o incluso una presentación importante. ¿Qué es lo que quieres que tu público -en este caso, un solo hombre- haga apenas terminen de hablar?

Sé que es una manera muy ligera de abordar un tema muy complejo, pero la comunicación entre hombres y mujeres será cada vez más sencilla cuando cada uno comprenda mejor al otro. ¿No crees?

Visto en Lenguaje Corporal
Publicar un comentario