domingo, 3 de agosto de 2014

Proceso Curativo



Para llegar a la salud necesitamos atravesar sucesivas crisis curativas 
de acuerdo con la ley de curación de Hering.
"la mejora de la curación se produce de dentro a fuera. Los síntomas aparecen desde arriba hacia abajo. Las molestias van desde un órgano importante a otro menos importante. Los síntomas desaparecen en el orden inverso a su aparición."


Las Crisis Curativas de Bach



Cuando se comienza un proceso curativo con Flores de Bach la evolución de cada caso es tan relativa como sea la persona y los problemas a tratar, por lo que es imposible predecir el curso de los acontecimientos así como la velocidad de los mismos.

Se pueden dar estos procesos evolutivos: 

Una reacción sumamente rápida, casi eufórica, donde el bienestar se produce desde el primer día. En este caso el individuo experimenta una revolución interna automática, por lo que no duda un instante de la eficacia del preparado. 

Evolución lenta, más armoniosa quizás, y suave, casi imperceptible. En estas ocasiones la persona se queja de los nulos síntomas, de no haber cambiado nada, pero no es así. Desde el primer día de toma de las esencias se producen cambios a nivel interno, cada célula del cuerpo comienza a despertar y reaccionar, acomodando nuevos enfoques y equilibrando las emociones. Pero los cambios son tan sutiles que no se suelen relacionar con las flores, se los relaciona con un estado anímico mejor pasajero. 

Esta es la reacción más común. Las esencias florales hacen su labor de forma silenciosa, acomodándose poco a poco, de forma delicada; será como un nuevo despertar de la conciencia, ayudando a equilibrar sin oponer resistencia con la propia personalidad. Nada entra en conflicto ya que en realidad son el apoyo a la fuerza de cada uno, no modificarán sino que ayudarán a que tu modifiques utilizando tus propios recursos. 

Pero en algunas ocasiones se dan las denominadas : "Crisis Curativas"

Éstas no son más que una reacción fuerte del organismo ante las esencias, provocando que los síntomas que llevaron a la persona a tratarse con ellas se intensifiquen al comienzo. 

Suelen darse hacia el tercer día del comienzo de las tomas y duran solamente de dos a tres días (en algunas ocasiones puede durar algo más). En estos casos, la mayoría cae en el error de abandonar las flores pero no se debe hacer. 

El hecho de que ocurran estas crisis indica que se ha tocado el problema, que la mezcla es la correcta y se ha comenzado la curación. Lo que ocurre es que, dependiendo de la sensibilidad de cada persona, a veces se produce una revuelta interna sin mayores consecuencias. 

No tener estas crisis tampoco significa que no se haya comenzado el proceso, pero algunos organismos son más susceptibles que otros a padecerlas. 

En breve la crisis curativa habrá pasado y se comenzarán a sentir los efectos positivos de la toma de las Flores de Bach, teniendo en cuenta los siguientes puntos: 

Solamente algunas personas notan estos efectos adversos. 
Aunque no se experimente la crisis curativa, las esencias pueden actuar perfectamente. 
Se debe aceptar este proceso incómodo como una parte de tu viaje hacia el equilibrio emocional. 
Su existencia viene a demostrar la eficacia del preparado y el comienzo curativo. 
Una vez pasada la crisis, la salud mejorará notablemente. 
Es probable que, en las siguientes mezclas a elaborar, cada vez que se cambia de flores se produzca una nueva crisis pasajera. 
En cualquier caso, los beneficios que se obtienen de la toma de las esencias florales compensan con creces las crisis curativas, que suelen ser nada más que dos días un poco más incómodos. 


Publicar un comentario